06 razones por las que deberías visitar Camboya al menos una vez en tu vida! 😍

Camboya tiene magia: paisajes encantadores, una historia conmovedora y una cultura y hospitalidad innata de los locales que hace que los visitantes regresen por más.


Sin embargo, la mayoría de los viajeros solo le dedican unos pocos días a este destino para recorrer los maravillosos templos de Angkor Wat, sin saber que Camboya tiene algunas de las islas más hermosas de todo el sudeste asiático.


Vamos a contarte algunas razones por las cuales este destino debería estar en la lista de viajes de todos:


1. El Angkor Wat:

El mayor atractivo de Camboya es, sin duda, Angkor Wat, el monumento religioso más grande del mundo. La estructura religiosa se remonta al siglo XII, y una vez estuvo en el centro del glorioso Imperio Angkor.El extenso complejo del templo es una hazaña arquitectónica y el hogar de una serie de impresionantes estructuras y monumentos religiosos.


Este es el templo hinduista más grande y uno de los tesoros arqueológicos más impactantes del mundo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Existen dos circuitos para recorrer Angkor: el corto que tiene una extensión de 18 kilómetros y el largo 26 km. Ojo, recorrer todos los templos lleva su tiempo, el complejo es enorme, así que dedicale el tiempo necesario para no quedarte con las ganas de ver más.



Si vas con poco tiempo, los templos que tienes que visitar sí o sí son Angkor Wat, Angkor Thom y Ta Prohm. Angkor Thom es un templo que está formado por muchas figuras de rostros humanos que parecen sacados de una película. En Ta Prohm encontrarás árboles incrustados dentro de las piedras o árboles que crecieron alrededor de los templos.


2. Sus Islas :

Mientras los viajeros acuden a las islas vecinas de Tailandia, las alternativas de Camboya a menudo no se tienen en cuenta por los turistas.

Koh Rong tiene la corona como la isla de la fiesta, con la cercana Koh Rong Samloem que cuenta con arenas vírgenes en polvo flanqueadas por flora tropical. Otras joyas remotas incluyen Koh Thmei, Koh Ta Kiev y Koh Totang.


Hasta no hace mucho, Koh Rong era solo una isla casi virgen, cubierta de selva bordeada por arenas blancas y aguas turquesas. Sin embargo, hoy en día, se ha convertido en uno de los destinos más elegidos por los mochileros, para disfrutar de unos días en el paraíso.




3. Los mercados callejeros:

El mercado ruso, el mercado central y el mercado BKK1 en Phnom Penh azotan todo, desde ropa, recuerdos, música y DVD hasta comida, artículos para el hogar y piezas de vehículos. En Siem Reap, Angkor Night Market y Old Market también son centros muy populares. ¡Prepárate para regatear!




4. La mágica Siem Reap:

La ciudad de Siem Reap está llena de vida y movimiento, con mercadillos, templos menores y un montón de viajeros. Puedes recorrerla a pie o en bicicleta, caminar a orillas del río, ver el atardecer desde los alrededores, visitar el “Pub Street” o el Wat Preh Prom Rath, el principal templo de la ciudad.


Pero un imperdible en Siem Reap es el lago Tonle Sap, la reserva de agua dulce más agua del Sudeste Asiático. En este lago hay más de 180 aldeas flotantes, como las de Kampong Khleang, Chong Kneas o Mechery entre otras, que se pueden visitar para conocer su estilo de vida, basado principalmente en la pesca aunque cada vez más en el turismo.



5. Cada bocadillo es único:

Desde el característico pescado amok y el lok lak el cangrejo y la pimienta, aquí es esencial explorar los sabores de Camboya. Una variedad de recorridos gastronómicos y clases de cocina están disponibles para llevar a los visitantes en un viaje a través de los gustos del Reino.


Los más aventureros pueden probar bocadillos populares como tarántulas fritas, grillos, serpiente y otros alimentos. En Camboya se come sentado en el suelo, se usan las manos y su cocina está muy influenciada por la china y la india, así como por la tailandesa y vietnamita, por lo que encontrarás muchos platos conocidos pero también nuevas experiencias.

Camboya es el lugar perfecto para conocer otras culturas culinarias y expandir tus horizontes. Y si te atreves… ¡prueba a comer un par de arañas!


6. Una fauna silvestre:

Camboya es el hogar de una gran cantidad de vida salvaje maravillosa. El Centro de Rescate de Phnom Tamao, en las afueras de Phnom Penh, cuenta con una serie de criaturas que han rescatado de las garras de los cazadores furtivos y el comercio ilegal, y rehabilitan a los animales antes de liberarlos de nuevo en la naturaleza.

Sam Veasna Center ofrece una variedad de recorridos de observación de aves y vida silvestre en la provincia de Siem Reap, y los visitantes encontrarán santuarios de elefantes en Mondulkiri. Además, varias caminatas por las montañas de Cardamomo muestran la flora y fauna únicas del país.

Las montañas de cardamomo, que se encuentran en el noroeste de Camboya, son uno de los hábitats naturales más intactos y ricos en especies del sudeste asiático.


cdx.png